Entrada destacada

Las mejores redes sociales para buscar empleo

Las redes sociales se han convertido, en muy poco tiempo, en uno de los canales más utilizados para la búsqueda activa de empleo. A medi...

martes, 23 de octubre de 2012

Errores Graves En Una Entrevista De Trabajo

La entrevista de trabajo es uno de los peores ratos que puede pasar alguien en su inclusión en el mercado laboral. Si de nosotros dependiera nadie querría hacerla, pero es necesario pasarla para comprobar si eres valido o no para el puesto. Por lo que hay que intentar controlar los problemas de ansiedad, nerviosismo y derivados.

Sabiendo que hay una gran competitividad en todas las ofertas de trabajo, la presión de los candidatos se refleja en la mayoría de las entrevistas de trabajo. A veces esa presión provoca que los candidatos realicen entrevistas inusuales y en el peor de los casos desfavorables. Además hay una serie de errores comunes que de evitarlos, ganaremos muchos puntos para conseguir ese deseado puesto.

Lee a continuación un listado con los errores más recurrentes en las entrevistas de trabajo para no cometerlos en el futuro:

1) No investigar ni conocer la empresa: Debes saber su misión, visión, valores qué retos u objetivos tiene la organización en el área a la que deseas ingresar. Es decir, si la vacante de empleo es en el área de finanzas deberás investigar la mayor información posible y convertirla en una fortaleza para ti.

2) No conocer a fondo el perfil de la vacante y lo que se espera del aspirante: Debes tener una bitácora con las empresas y vacantes a las que te has postulado y anotar también el perfil de la vacante. Es suicidio responder “No sé” o “No me acuerdo” cuando el reclutador te pregunta.

3) No conocer tu currículum vitae: Si tus respuestas no concuerdan con la información que dice tu CV difícilmente pasarás a la segunda etapa del reclutamiento.

4) No elaborar una lista de las preguntas más comunes que el reclutador te hará: Algunas de las preguntas más frecuentes son: ¿Cuántos años de experiencia tienes?, ¿Por qué decidiste terminar la relación laboral con las empresas en que has trabajado?, ¿Por qué estás buscando un nuevo trabajo para profesionales? (Si te encuentras actualmente trabajando), ¿Cuáles son tus principales cualidades y defectos?, ¿Cómo te ves en 5 y en 10 años?, ¿Por qué deseas trabajar en esta empresa?, ¿Por qué debo contratarte a ti?, entre muchas más.

5) No definir claramente los beneficios que le ofreces a la empresa al contratarte: Elabora una lista de todos los beneficios que como profesionista le ofreces a la empresa si te contratan.

6) No elaborar las preguntas que le harás Tú al entrevistador: Con demasiada frecuencia cuando el reclutador pregunta al entrevistado. “¿Tiene alguna duda?” El responder “No” es un grave error. No olvides que la empresa está interesada en ti y tienes derecho a saber qué te ofrece y si te conviene formar parte de su equipo.

7) No saber el nombre de tu entrevistador: Investiga el nombre del reclutador cuando te llamen para la entrevista.

8) No conocer las últimas noticias de la industria en la que se encuentra inmersa la empresa. Documéntate sobre las últimas noticias de la industria, las cuales te ayudarán a romper el hielo a lo largo de toda la conversación. Así comunicarás que estás muy interesado y demuestras que conoces muy bien a la empresa, lo cual genera confianza en el reclutador.

9) No investigar la dirección donde se llevará a cabo la entrevista, ni calcular el tiempo de llegada: ¡No llegues tarde! La impuntualidad habla sobre tus hábitos y si llegaste tarde a la primera cita el entrevistador te percibirá como una persona irresponsable y poco comprometida.

10) No conocer el medio por el cual te enteraste del puesto (aviso del diario, alguna amistad, anuncio clasificado, portal de empleos en internet, etc).

11) Quedarse callado al final de la entrevista.

12) No saber cuál es tu expectativa salarial

13) Dar respuestas demasiado breves , sin comentar datos ni dar valor agregado a las mismas

14) Mentir sobre sus estudios / experiencias / habilidades


15) Usar ropa o accesorios inapropiados para el puesto que está solicitando


16) Hablar mal de tu anterior jefe o compañeros de trabajo: Otro error común es hablar mal e incluso insultar a anteriores jefes.


17) Exagerar: Si pareces demasiado bueno y cualificado ante el encargado de selección este podrá pensar que estas exagerando y hacer preguntas que desmonten tus logros y te veas ante una situación que no puedes salir fruto de tus exageraciones.

18) Abordar a la secretaria con miles de preguntas: La relación de los jefes con la secretaria suele ser bastante buena, si la imagen que das a la secretaria no es buena posiblemente llegue a voces del encargado de selección.

19) Hablar sin parar: En la entrevista tu eres el protagonista, pero intenta hablar pausadamente y estate relajado.

Por último, es muy importante que al final de la entrevista le agradezcas al entrevistador por el tiempo que te brindó, de lo contrario no te seguirán considerando en el proceso de selección.

Mucha suerte en tu búsqueda de trabajo!

miércoles, 3 de octubre de 2012

8 preguntas prohibidas en una entrevista laboral


Aunque en la Red abundan los artículos que explican cómo prepararse para una futura entrevista laboral, no son tantos los artículos que muestran a los empresarios o a los técnicos de selección cuáles son los errores que no pueden cometer.
En este artículo repasamos 8 preguntas que el entrevistador nunca debe plantear a un aspirante a trabajar en su empresa. La inmensa mayoría son sobradamente conocidas por todos, pero dado que algunas personas las siguen planteando, creemos que no viene mal un pequeño repaso. 
Raza
Aunque existe una fina delgada línea que separa lo que puedes y no puedes preguntar en el transcurso de una entrevista de trabajo, definitivamente debes tener muy claro que preguntar a qué grupo étnico pertenece tu entrevistado no es de lo más apropiado. Si la persona parece claramente inmigrante o extranjera puedes preguntar si dispone de los permisos necesarios para trabajar en nuestro país, pero nunca deberías pasar de ahí.
Ten en cuenta que en algunos países como Estados Unidos preguntar sobre la raza o grupo étnico durante una entrevista de trabajo para profesionales es directamente ilegal, y puede acarrear una demanda judicial.
¿Estás casado/a? ¿Tienes novio/a?
La situación sentimental de nuestro entrevistado nunca debe ser un factor a tener en cuenta para el proceso de selección. No sólo no es ético preguntar acerca de esta cuestión, sino que además puede resultar muy molesto para la persona a la que entrevistamos. Dicho lo cual, mucho peor es preguntar por la orientación sexual de la persona a la que estamos entrevistando. 
Estamos seguros que los que leen estas líneas jamás se plantearían preguntar a una persona si es o no homosexual, bisexual o heterosexual, pero si lo indicamos en este artículo es porque desgraciadamente, estos casos se dan con bastante más frecuencia de lo que podemos imaginar.
¿Estás planeando quedarte embarazada? ¿Quieres tener hijos en un futuro próximo?
Esta pregunta puede parecer muy inocente para muchos entrevistadores, pero es altamente ofensiva para la mujer que la recibe. En primer lugar porque de entrada se mete en un terreno muy personal, que queda totalmente al margen de cualquier relación laboral. En segundo lugar, porque parece indicar que las mujeres lo van a tener difícil en esa empresa, especialmente si deciden tener un niño. 
En cualquier caso les podemos asegurar que la imagen de la empresa que se dedique a hacer esta pregunta durante su proceso de selección quedará seriamente dañada, especialmente ahora cuando con las redes sociales, todo se sabe.
¿Sueles beber? ¿Eres fumador? ¿Te has drogado en alguna ocasión?
Por mucho que la empresa se “preocupe” por la salud de sus empleados, resulta totalmente inaceptable preguntarles por sus hábitos de consumo (tabaco, alcohol, drogas) pasado. Ciertamente, la empresa tiene todo el derecho a efectuar una revisión médica y rechazar a aquellos candidatos que por razones objetivas no puedan rendir adecuadamente en la oferta de empleo que se está ofreciendo, pero no resulta ético realizar esta clase de preguntas durante la fase de entrevista personal.
¿Has sufrido alguna enfermedad recientemente? ¿Has estado internado últimamente en un hospital?
Como en el caso anterior, en ningún caso la empresa puede preguntar sobre el historial clínico de ninguno de sus candidatos. No hay que recordar que el historial médico de una persona es un documento totalmente privado al que sólo tienen derecho a acceder el paciente y el médico que le está tratando.
Otra cosa distinta es que a lo largo de la entrevista el técnico responsable explique al candidato que para el puesto es necesario reunir una serie de requisitos físicos, o que el puesto es incompatible con determinadas enfermedades, como por ejemplo, aquellos puestos muy físicos que no se llevan bien con enfermedades cardíacas, respiratorias, etc.
¿Has sufrido alguna vez una depresión? ¿Acudes al psicólogo/psiquiatra?
La salud mental de nuestro candidato se demuestra a diario durante su desempeño en su puesto de trabajo. Si ha sufrido depresión, si tiene un trastorno obsesivo compulsivo o si hace años se le diagnosticó una esquizofrenia que se está tratando, es algo que no nos debe interesar averiguar.
¿Tienes alguna discapacidad de la que quieras informarme?
Realmente sobra la explicación sobre esta pregunta, pero lo que realmente nos sorprende es que siga habiendo empresarios y técnicos de selección que la sigan planteando durante el proceso de reclutamiento de un nuevo empleado.
¿De qué religión eres? ¿Crees en Dios?
Aunque para el empresario pueda ser importante conocer la fe que profesan sus empleados, o si profesan alguna en concreto, tiene que tener muy en cuenta que el candidato no está obligado a responder a ninguna pregunta que esté relacionada con sus creencias o la ausencia de las mismas.